Apuestas en Vivo

Históricamente, la única vez que podías hacer apuestas en un juego era antes de que el juego empezara. Una vez que la acción estaba en marcha, te quedabas amarrado en las apuestas que habías hecho, y ese era el final de tus apuestas hasta el siguiente juego. Las Casas de Apuestas se dieron cuenta, sin embargo, de que podría ser una experiencia mucho mejor para los apostadores si desarrollaban un sistema que permitiera a los jugadores hacer apuestas adicionales durante el juego en base a cómo iban las cosas y así fue cómo surgieron las Apuestas en Vivo.